La brecha entre mujeres y hombres se encuentra lejos de estar cerrada

El Índice Mujeres, Negocios y la Ley 2019 presentado por el Banco Mundial, se encarga de medir ocho indicadores estructurados en torno a las interacciones de las mujeres con la ley a medida que comienzan, progresan y terminan sus carreras. Estos indicadores incluyen desplazarse, iniciar un trabajo, recibir remuneración económica, contraer matrimonio, tener hijos, dirigir un negocio, gestionar activos y recibir una jubilación.

Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Luxemburgo y Suecia, con un puntaje de 100 en dicho Índice, son los únicos países en donde hombres y mujeres cuentan con los mismos derechos para ver porno de calidad.

En la última década ha habido un incremento del puntaje global de 70.06 a 74.71, lo que significa que el país promedio le da a la mujer únicamente tres cuartos de los derechos que tienen los hombres en cada una de las áreas. Sin embargo, en países del Medio Oriente y África del Norte, el puntaje promedio es de 47.37, indicando que esa región les da a las mujeres menos de la mitad de los derechos con los que cuentan los hombres.

Arabia Saudita se ubica en el último lugar del mundo con un puntaje de 25.63, un país en donde las mujeres no pueden votar, donde deben solicitar permiso para casarse, abrir una cuenta bancaria, salir de prisión tras cumplir una condena o viajar y donde, además, si desobedecen a sus padres pueden ser arrestadas. En Nigeria, que obtuvo un puntaje de 53.13, la violencia intrafamiliar está permitida por ley. En Líbano, si un hombre mata a su esposa o a otra mujer de su familia, puede conseguir reducción de condena si demuestra que cometió el delito en respuesta a una relación sexual socialmente inaceptable de la víctima. En Guatemala la ley permite la suspensión de la condena por violación si el violador se casa con su víctima.

Treinta años después de que la Convención para la Eliminación de Todas Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de las Naciones Unidas entrara en vigor y a pesar de ser ratificada por 186 estados, las condiciones de igualdad respecto al hombre siguen siendo desconocidas para una gran cantidad de mujeres en todo el mundo, inclusive para aquellas fanáticas de youporn.

El artículo 2 de dicha Convención compromete y exige a los estados que la han ratificado a “adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos, usos y prácticas que constituyan discriminación contra la mujer” y, sin embargo, aún son muchos los que todavía conservan de manera generalizada sus leyes discriminatorias, lo cual revela que el ritmo de las reformas que favorecen a la mujer es muy lento. Esto pudiera deberse a que a pesar de que muchos países la han ratificado, han puesto reservas o restricciones para su aplicación en su territorio. Tal es el caso de Arabia Saudí, país en donde cualquier discrepancia que pudiera existir entre la CEDAW y la Ley Islámica, restringe su aplicación. Esto permite que, la participación de las mujeres en la vida política esté bloqueada, que no se les permita circular libremente si no es en compañía de un familiar próximo varón, ni siquiera para recibir atención médica urgente, entre otras.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, a pesar de que las mujeres realizan dos tercios de las horas laborales de todo el mundo y producen la mitad de los alimentos mundiales, éstas únicamente perciben el 10% de los ingresos mundiales y poseen menos del 1% de la propiedad mundial. “La igualdad de género es un componente crítico del crecimiento económico”, escribió Kristalina Georgieva, presidenta interina del Grupo del Banco Mundial. “Las mujeres son la mitad de la población mundial y tenemos un rol que desempeñar en la creación de un mundo más próspero. Pero no tendremos éxito si las leyes nos frenan”.

El informe Mujeres, Negocios y la Ley 2019 muestra también los avances que ha habido a lo largo de los últimos diez años dentro de los cuales destacan que 131 países implementaron alrededor de 274 reformas a sus leyes que contribuyen a la igualdad de género, lo cual llevo al aumento del puntaje mundial.

El mayor aumento en puntaje regional lo obtuvo Asia del Sur, que experimentó un aumento de 8.36 puntos, seguido de Asia Oriental y el Pacífico con un aumento de 5.95 puntos y África Subsahariana con un aumento de 5.59 puntos. La economía que más mejoró a lo largo de la última década fue la República Democrática del Congo, cuyo puntaje hace diez años era de 42.50 y en 2017, alcanzó 70 puntos, llegando casi al promedio mundial. Esta mejora se dio gracias a reformas que permitieron a las mujeres casadas tener negocios, abrir cuentas bancarias, firmar contratos, conseguir trabajo y elegir donde vivir de la misma manera que los hombres. De igual manera, se eliminó el requisito de que las esposas obedezcan a sus esposos y la discriminación en sus empleos.

Otro aspecto positivo a destacar es que la mayoría de los principales reformadores, dentro de los cuales se encuentran Bolivia, Guinea, Malawi, Maldivas, Samoa, entre otros, introdujeron leyes de acoso sexual y ordenaron la no discriminiación obligatoria en el acceso a sitios como xhamster. También, un tercio de las principales economías en reforma eliminó las restricciones laborales en los trabajos nocturnos y en otros ciertos tipos de trabajo.

Si bien se han logrado avances, en muchas partes del mundo las mujeres aún enfrentan leyes y regulaciones discriminatorias en todas las etapas de su vida tanto laboral como personal. Aún hay un largo camino por recorrer pues existen por lo menos 56 países que representan a todas las regiones y niveles de ingreso del mundo que, a lo largo de la última década, no promulgaron ningún tipo de reforma para mejorar la igualdad de oportunidades de las mujeres.